El contexto es el NUEVO REY



Todos recordamos aquella escena de la película “Minority Report (2009)” donde Tom Cruise entraba en un centro comercial y la publicidad que se iba proyectando por su camino era personalizada a su perfil. A raíz de esta escena, muchos gurus empezaron a proyectarla y recordarla en sus conferencias. Esta escena con Internet es ya es una realidad.


Todos tenemos una especie de marca de agua que nos identifica y sobre la que nos proyectamos de manera consciente e inconsciente. De este modo, a la hora de trabajar nuestra proyección de marca, deberemos tener muy en cuenta el escenario en el que nos vamos a mover. Las empresas lo saben y por esto en función de nuestro contexto nos personalizarán el contenido.




Hasta que no entré en el mundo de la publicidad, no descubrí esto, yo hasta ahora no pensaba en la importancia de lo que rodea a un contenido y su influencia. Lo que envuelve al producto debe estar alineado con él. El contexto es el que le da coherencia al contenido. La coherencia y autenticidad del mensaje es un importante gancho para atraer el consumidor. Cuando navegas por una web todo debe estar alineado, no tiene sentido crear cajones desastre donde las cosas están sin un sentido. Recopilar contenido sin ton ni son, cada uno de su padre y de su madre, carece de sentido. Es un gran ejercicio la de salir del contenido para tratar de leerlo como lo leería un espectador. La tecnología hará el resto. Será persistente, alerta, adecuándose al consumidor y sus intereses.

Amazon es el mejor ejemplo de cómo alinear el contenido al contexto, es la mejor forma de conectar con el consumidor. Los contenidos se muestran en función de un contexto. Amazon fue el primero que implantó el concepto “Los clientes que han comprado esto, también compraron...”. Todo el contenido se adapta a tus compras y navegaciones anteriores.



Desde que llegó el móvil a la fiesta, con la localización y la frecuencia de visitas, el contexto ha cobrado una mayor importancia a la hora de mostrar el contenido adecuado. La clave para las empresas es en alinear Contexto con Contenido. Google personaliza los resultados de la búsquedas a la localizaciónd el consumidor.

La publicidad nativa en Facebook trabaja este mismo concepto. En función del contexto de los perfiles les aparece una publicidad u otra. El contexto es el que determina el contenido patrocinado que se mostrará al usuario. El contexto puede ser: ubicación, edad, estado, grafo social, intereses, hora, navegación por landing pages previas, likes determinados…


A la hora de crear contenido Google valora esto más que nadie, el buscador nos invita a trabajar nichos de contenido que no estén explotados, abarcando todas las conversaciones, todas las preguntas posibles alrededor de esa nueva temática. Tratar de identificar esos “silos de información” que no están explotados, es una buena práctica. A la hora de generar contenido cuanto más te especialices abordando nuevas áreas mejor será tu posicionamiento. No diversificando y abordando todas las conversaciones alrededor de esa temática.

¿Cuántas veces hemos oído la frase? “Nos conocimos porque estábamos en el lugar y el momento adecuado”. Pues bien, el lugar, el momento y la ocasión, nada es baladí cuando se trata de web. Todos los detalles son importantes, todo cuenta, es muy peligroso desorientar a tu público, perdiendo credibilidad y confianza.

Ya nada es casualidad, quedó muy lejos aquello de: “lo escrito, escrito está”, ahora todo se mueve, todo cambia, todo se adapta, todo muta. Aquello tiempos en las que las páginas de los libros prevalecen en el tiempo, han quedado al recuerdo de los nostálgicos. Los bits se transforman al gusto de su consumidor, ahora las letras bailan a ritmo de click.

0 comentarios:

Publicar un comentario